19 de agosto de 2013

Plomo.

Y no es que quiera escapar,
ni siquiera ando buscando
sentido a mis actos.
Porque no es huir,
es simplemente seguir,
buscar camino.
Y no es que no quiera más,
ni siquiera que no pueda,
es instinto.
Porque me piden
kilómetros que alcanzar
mis pies perdidos.
Y no es que no puedan,
es que pesan 
como plomo
y se han hundido. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada